Ntro. Padre Jesús de Medinaceli

 
Ntro. Padre Jesús de Medinaceli
HISTORIA
JUNTA DE GOBIERNO
IMAGENES
LOS PASOS
COSTALEROS
=> ENSAYOS
NOTICIAS
VIDEOTECA
Contacto
 

copyright Dif.09

COSTALEROS

En esta sección dedicada a los costaleros, intetaremos poner además de las cosas que interesan a los costaleros del cristo de Medinaceli de Ciudad Real, como ensayos, reuniones y otros datos de interes, tambien las cosas que preocupan a cualquier costalero. Os dejaré algunos ejercicios de potenciación y para estirar, vamos intentaremos ensenaros a cuidaros vosotros mismos.





Antes de empezar explicaremos que es un costalero, según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, costalero/a:Esportillero o mozo de cordel, especialmente el que lleva a hombros un paso de una procesión.

Y según el diccionario cofrade costalero/a: Persona que lleva sobre sus hombros o bien a costal, recayendo en este caso el peso sobre sus cervicales, los pasos de las procesiones de Semana Santa.
Persona, por lo general hoy día, hermano de la Hermandad, que junto con otros, soporta, lleva y pasea con muchísimo amor y arte las Imágenes de sus titulares, sobre el paso, y éste a su vez, soportando el peso sobre su cerviz, espalda y riñones, debajo en su lugar de las trabajaderas. Antiguamente, los costaleros, eran personas fuertes, generalmente cargadores del muelle o similares.

Según los primeros datos los costaleros aparecieron por primera vez en el año 1646, cuando portaron a hombros las andas del Corpus Chrísti de Sevilla. Aunque es en 1686 cuando aparecen grabados de los primeros costaleros que portaban los tronos a costal.




A finales del Siglo XIX es cuando se empieza a tener unos conocimientos más precisos, el mundo del costal hay que buscarla en Sevilla, en capataces como Gonzalo y Juan Moreno, que iniciaron la transformación del léxico de capataces y costaleros.

Entre el Siglo XIX y XX, surgen nombres tan importantes como Ayala, Palacios y Rafael  Franco Luque. Este último en 1908 formó una cuadrilla propia y saca su primera cofradía, La Sagrada Mortaja.

Otra de las grandes innovaciones que realizó fue la indumentaria, traje y corbata negra imprimiendo un estilo sobrio, disciplina, más silencio y los faldones bajos.

Al año siguiente sacó al Gran Poder y en los cantaros solo llevan agua en lugar de vino blanco, que era lo habitual por esa fecha.

En los inicios, se usaban cuadrillas asalariadas que sobre los años 20 cobraban alrededor de las 10 pesetas por cofradía.

En la a el costalero es admirado, escuchado y lo que es mas importante, su trabajo, el buen hacer bajo los pasos y su función en las hermandades y cofradías es de sobras reconocidos por todos. Pero en contraposición a lo que ocurre en esta época, hubo un tiempo en el cual su labor, era despreciada e ignorada y lo que quizás fuese peor, ni se les quería conocer. 


El costalero era socialmente despreciado, su trabajo debajo de los pasos,estaba reservado a aquellos que discriminaban llamandolos “gallegos”, mozos de cuerda, “ganapan”, cargueros o de cordel, cuyo único patrimonio fue la fuerza de sus músculos, por ser estos oficios a los que estaban relegados las personas de los mas bajo en el escalafón social. Según Domingo Rojas “Antes entraba un costalero en un bar a pedir un vaso de agua, se quitaban la gente del lado suya, parecía que tenía la fiebre amarilla”.

Cuando llegaban a salir del paso, o a hacer un relevo, en el hipotético caso de que los hubiese, en condiciones normales no los había, ni existían los cuadrantes de relevos ni cuadrillas dobladas, las hermandades sólo contrataban a los costaleros que calzaba el paso, ya que supondría un mayor desembolso económico por parte de las mismas, de ahí la famosa expresión de los antiguos “hacer una carrera de mármol a mármol”, no existían mas ensayos que la mudá, ni mas casa hermandad que la taberna, ellos llamaban y además hacía de cuartel general, se quitaban el costal, se enfundaban una camisa, con el propósito de confundirse entre la multitud y se escondían.

Fueron despojados del más mínimo atisbo de dignidad humana, hasta tal extremo que, en el palio de Mª Stma. de La Angustia de la Hermandad de Los Estudiantes, de Sevilla, en el perímetro de la parihuela, había una malla metálica circundándola a su alrededor con una portezuela trasera a la altura del pollero para salir y entrar, con el objetivo de mantener rectos los faldones, dándole mas importancia a la estética que a la propia seguridad de las personas. También que desde fuera estaba la figura del fiscal, un hombre con una vara de madera en la mano para hacer uso de ella, en caso de que no se guardara la compostura y orden establecidos.


 
MEDINACELI 2008
Google
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Pagina realidada por A.Camacho